lunes, 17 de mayo de 2010

Militantes y vecinos unidos


La Milagrosa se hizo participe en el homenaje rendido al padre Mujica.  Militantes de todos los barrios se reunieron en la Vila 31 para recordar su legado.

El 11 de mayo de 1974 moría acribillado a balazos el padre Carlos Mugica al salir de la Iglesia San Francisco Solano, donde acababa de celebrar una misa. Había nacido el 7 de octubre de 1930 en el seno de una familia acomodada. En 1954 junto al padre Iriarte comenzó a recorrer conventillos y a tomar contacto con el pueblo. Estuvo en París en 1968 cuando se suscitaron las revueltas conocidas como “el Mayo Francés”.

Allí tomó contacto y adhirió incondicionalmente al Movimiento de Sacerdotes por el Tercer Mundo.
A su regreso, luchó incansablemente por sus ideales, por los derechos de los más desprotegidos, por aliviar la situación desesperada de las villas miseria. El 11 de mayo de 1974, un operativo al mando de Rodolfo Eduardo Almirón, miembro de la Triple A, se encargó de acabar con la vida del “cura villero”.



En 1984 un ex custodio de López Rega, Juan Carlos Juncos, confesó ante el juez Eduardo Hernández Agramante haber participado en el operativo para matar a Mugica por orden del “Brujo” José López Rega. En la declaración, Juncos manifestó que el “Brujo” le había entregado diez millones de pesos ley 18.188 para terminar con Mugica, porque “este curita lo estaba molestando políticamente”. Aquel 11 de mayo de 1974, todo el barrio lloró hasta hacer más intransitables las calles de barro.













Los curas villeros se hicieron presentes celebrando una eucaristía. Ese mismo barrio se vistió de militantes para recordarlo y homenajear su obra.




















A la cita acudieron varias murgas y bandas de diferentes barrios de la ciudad.

Y La Milagrosa también estuvo para transmitir todas las particularidades del evento.














Padre Pepe de la villa 21-14










Juan y Joaquín













Entrevistas a referentes barriales:




























Danzas paraguayas.
Un guiso para 800 personas se prepara en la cocina.



















Una magnifica banda de rock.














El hogar de ancianos de la Villa 31.
 













Chicos pintando un mural. 


No hay comentarios.: