Adiós Pelusa | El mundo entero despide a un gigante: Diego Armando Maradona

Por María Ortiz

En una villa nació y de una villa salió, como lo cantaba el pueblo en el cuarteto de Rodrigo, y jamás se olvido de su Fiorito querido. El tipo alegre y cabrón que tan bien representaba la camiseta Argentina. Nadie como el sabe, ni sabrá, del amor a la pelota.

Tuvo una vida intensa, pero el Pelusa era el Pelusa del barrio popular y del pueblo. El pibe que jugo en el potrero y nunca dejó de soñar. Siempre se mantuvo del lado del pueblo y jamás olvido ese lugar donde creció, ese origen pobre, sin nada, ese que supo de necesidades y que jamás se puso de rodillas.

Se nos fue Diego. El Diego de la gente. El Diego del pueblo. Porque El Pelusa era pueblo, era carnaval, era fútbol y era amor. Llegó a la Selección Argentina, Argentinos Juniors, Boca Juniors, Napole y otros tantos clubes que hoy lo lloran. Se fue el más grande jugador de todos los tiempos.

Nadie olvidará ese gol a los ingleses, esa gambeta, esa zurda inmortal, esos pases que solo el Diego hacía. Hoy va a ser un día para no olvidar, como aquel día que se fue Nestor Kirchner.

“La pelota no se mancha” fue la frase que lo caracterizó al Pelusa. De Fiorito paso a tener todo y así dio todo por su pueblo. Siempre dio una mano a quien necesitó y, de una o otra manera, el Diego unió a todos con el fútbol.

“Siempre soñó con llegar a primera y de esa manera a su familia poder ayudar” decía el estribillo de la canción que Rodrigo Bueno hizo para Diego y fue así, porque luego de llegar a las mejores ligas el Pelusa cuido de sus padres y aún lo siguió haciendo con sus hermanos.  Se enfrentó al poder, siempre con los humildes y a cada lugar que llegaba, la gente lo iba a ver.  El Pelusa unió a varias generaciones y hacía que hasta los anti futbol, vieran un partido cuando el jugaba.

Hoy lo llora su pueblo, hoy lo llora el mundo, porque El Diego era pasión al fútbol. Era el pibe que salió de Villa Fiorito y llego a vivir a Dubai, pero jamás dejo de ser el mismo Diego, el Pelusa. Era todo lo que estaba bien en el fútbol, su gambeta, su zurda, sus goles y esa mano de Dios jamás será olvidada.

Adiós Pelusa, hoy te lloran todos, porque todos en los barrios humildes soñaban ser Maradona, ese pibe de barrio que jugo en el barro y que llevó a su selección a ganar un mundial.

Diego era religión, era Argentina. Nadie jamás olvidará esa cara de alegría aquel día que hizo ese gol a los ingleses y se consagró, y consagró a la selección, como ganadora del Mundial 1986. Aquel día todo el pueblo grito “Marado, Marado”.
El día de sus cumpleaños número sesenta, toda Argentina y el mundo le rindió homenaje, pero ese día de el cumpleaños del Diego, el fútbol argentino lo homenajeó en la cancha de Gimnasia y Esgrima de La Plata.

Diego se dio el gusto de dirigir a la Selección Argentina y la llevo tan alto como pudo.

Vuela alto Pelusa! siempre serás recordado por tu pueblo, el que hoy te llora y siempre se recordarán tus goles y gambetas. Serás recordado como el mejor jugador de todos los tiempos, ese pibe de gran corazón y humilde, que supo llegar a todos los corazones y se convirtió en ícono del futbol.

Adiós Diego, adiós Pelusa. Adiós, sin lugar a dudas, al astro del Fútbol.

 

Buenos Aires, 25 de noviembre de 2020

Comunicado de Presidencia de la Nación

Con motivo del fallecimiento de Diego Armando Maradona, el Presidente de la Nación decretará tres días de duelo nacional a partir del día de la fecha.

 

Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

Deja Tu Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*