Editorial Juan Nuñez | Hace falta una renovación

Por Juan Nuñez | Pensaba… en realidad ya venía pensando… cuanto nos falta como sociedad, como personas, como seres humanos, volver a humanizarnos. Más en estos tiempos donde un bichito, que nunca se sabrá exactamente de donde salió, convirtió a la humanidad en otra cosa.

Escuchala completa acá:

Yo recuerdo aquellas mañanas de sol, o aquellas tardecitas, donde éste se escondía en el horizonte. Lxs amigxs, la gente, se podía juntar a compartir un mate. El mate que es el símbolo de la amistad, que es lo primero que alguien prepara cuando recibe visitas en su casa, a unx amigx, familiar que viene de lejos. Ese mate del pasamanos, que va haciendo la ronda. No sabemos bien si hacia la derecha o hacia la izquierda, pero va teniendo un orden. Y que se ha transformado, desde estas tierras, en una compañía agradable para las personas principalmente latinoamericanas. Pero en el país o en el mundo, donde hay un latino se ve un mate. Y ese mate no se puede compartir hoy por hoy. Hay que cuidarse.

En eso se transformó la humanidad, que tiene que reivindicarse como tal. Esta humanidad que está cargada de individualismo, de soberbia, de mezquindades, de rencores, de malas miradas. Esa sociedad debe reivindicarse. Y llego la pandemia para eso, para repensarse como persona, como sociedad. Para que nos repensemos.

Pensaba en la clase política, que también está cargada de eso mismo que mencionaba. Con muchas mezquindades, individualismo, egoísmo. Más allá de que se hablen de proyectos colectivos, en la práctica, no son tan ciertas. Y esas son las cosas en las que hay que repensarse. Se habla de la política como una herramienta de transformación social, y es verdad, pero cuando es bien aplicada, cuando se hace sin egoísmo, sin mezquindades, sin desprecio hacia el otro o la otra. Es una verdadera herramienta bien utilizada.

Pero lamentablemente la democracia permitió también que cada uno juegue en política por intereses propios, personales, individualistas. Más allá de los discursos colectivos, los discursos son lindos.

Creo que la pandemia llegó para romper un poco con eso. Para obligarnos a encerrarnos hacia dentro de nosotrxs mismxs, de repensarnos como personas y, a partir de eso, salir a la sociedad de alguna manera con una renovación interior, espiritual, o algo así.

Pero hace falta una renovación…

Hace falta pensarse y repensarse a sí mismo, pero con un corazón nuevo. La sociedad necesita gente de corazón nuevo, renovado, repensado, reconstruido, para volver a tejer redes y construir una sociedad mejor para todos y todas.

No es posible construir una sociedad mejor para todos y para todas si no hay una renovación de las personas, de las organizaciones, de las instituciones, incluso del estado.

No puede crecer una sociedad cuando se intenta avanzar sin repensar, sin volver atrás, tomar carrera y pegarle más fuerte a la pelota, hay que volver un poquito hacia atrás, mirar hacia atrás que no significa retroceder, sino tomar impulso y pegarle más fuerte a la pelota.

Esta sociedad necesita de la unidad enserio de los seres humanos, mas allá de la política. Llego el momento de pararse más allá de las discusiones políticas, de las discusiones básicas de la política. Y hay que repensarse en cómo, a partir de mi renovación interior, puedo empezar a pensar en la renovación interior con el corazón un poco más abierto. Un poco menos cerrado tal vez. Porque hay mucho cinismo, mucho individualismo, porque hay mucho ‘yo soy el mejor’, y la pandemia nos demuestra que somos todos iguales. Que un bichito llegado de china hoy nos transforma en personas iguales y nos obliga a encerrarnos, a cuidarnos y a repensarnos ‘como voy a hacer a partir de hoy’, más aun aquellos que tuvieron un contagio y pasaron por una situación complicada.

Y uno se pone a pensar… ¿De qué vale la vida si no podemos compartir con quienes tenemos al lado? ¿De qué vale la vida si no podemos abrazar a quien tenemos al lado? ¿Si no podemos abrazar a nuestros hijos, amigxs o parejas? ¿De qué vale la vida si no somos buenas personas?

Y esas buenas personas tenemos que ser en todos los ámbitos a partir de hoy. Y a partir de hoy tenemos que dejar nuestro individualismo de lado y pensar que tenemos que cuidarnos nosotrxs, pero además tenemos que cuidar a lxs otrxs.

Y hoy tenemos que usar barbijo no solo por nosotrxs sino también por lxs otrxs. Y hoy tenemos que tomar mate solos, el símbolo de la amistad, alegría y de unidad, por cuidarnos a nosotrxs y cuidar a lxs otrxs. La naturaleza, la obra de dios o de quien sea, nos ha obligado a vivir la vida de esta manera. Y nos hace repensar un monton de cosas.

Y nos hace repensar la vida, lo que vivirnos y el día a día. Y eso tiene que pasar en toda la sociedad, principalmente en la clase política.

En este programa hablamos con todos los sectores políticos y espacios. Porque entendemos que, si hablamos entre todos, significa que intentamos mostrar el camino por donde pasan las cosas, sin mezquindades, sin egoísmo. Y por sobre todas las cosas pensando en comunidad, con un corazón, un espíritu y una sociedad renovada.

El gran desafío que tenemos por delante es repensar nuestra sociedad y volver a mezclar las cartas y arrancar un nuevo partido. Porque las cartas bien mezcladas hacen que tengamos todos y todas las mismas posibilidades.

Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

Deja Tu Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*