Elecciones en Estados Unidos | Diálogo con el analísta político Walter Formento

En el aire de CuareAntena, en Radio La Milagrosa, dialogamos con Walter Formento, analista político y presidente del Centro de Investigaciones en Política y Economía (CIEPE), sobre las elecciones en Estados Unidos y el panorama político internacional que se desprende de las mismas.

Escuchá la nota completa acá:

En Estados unidos la situación hoy es que no hay presidente electo aún. Tanto Trump como el fiscal general William Barr impugnaron un conjunto de conductas, comportamiento, procesos y procedimiento en al menos cuatro estados, particularmente en los estados principales, y para impugnar plantearon que hubo fraude” explicó Formento y comentó que “según ellos, consideran se basó en la adulteración de las papeletas de votación que llegaron por correo, no solamente las boletas están fraguadas adulteradas, sino que además se distribuyeron incumpliendo las formas regulares institucionales norteamericanas donde, la persona que va a votar por correo debe solicitar el voto y recién ahí se debe poder enviar el voto personalmente”.

En esa línea continuó: “Aducen que esto no sucedió, que se envió masivamente, que después se votó masivamente incluso sin contar con el consentimiento de algunas de las personas, que votaron muertos, algo conocido en todos lados. Esto da paso a la impugnación, de Trump primero que no reconoce a Biden como ganador. Ahora, el fiscal general desconoce que haya un ganador y plantea que hubo fraude” y añadió que “el próximo paso es plantear que haya recuento de los votos en al menos cuatro de los grandes distritos, teniendo en cuenta que la diferencia en lo distrito claves a favor de Biden no supera el uno por ciento, no es una diferencia que no pueda darse vuelta. En caso de que estos cuatro estados claves se nieguen, los gobernadores se nieguen al recuento o generen obstáculos, se abriría la tercera instancia y definitiva que es de la Suprema Corte, donde nadie quiere llegar ahí porque Trump tiene una mayoría”.

Respecto a la mayor posibilidad que existe, que es el recuento de votos, el analista comentó que “es la aceptación del concepto del fraude, el recuento de los votos, particularmente de lo que llegaron por correo, a partir de ahí esto dejaría la situación en que no hay un ganador ni un perdedor a esta altura de los tiempos. De todos modos falta tiempo porque recién el veinte de diciembre es la fecha donde se debe dar por terminado el colegio electoral, el colegio de representantes que envía cada estado, por lo tanto hay tiempo hasta el veinte de diciembre, porque además la asunción seria el veinte de enero”.

Entonces, de acá al veinte de enero seguramente esto sigue el camino del recuento de las grandes incógnitas y genera esto, a mi consideración, una situación de las más positivas para Sudamérica y para Argentina. Porque, al tener a la gran potencia regional en una situación de crisis institucional profunda que puede transformarse en movilizaciones callejeras y choques armados entre las distintas fracciones, eso puede llevar a una situación donde Estados Unidos consuma sus energías hacía adentro y no pueda proyectar su capacidad de imponer, torcer, forzar situaciones a nivel sudamericano y a nivel internacional” remarcó.

Ademas, agregó que “está de más decir que esto debilita la capacidad bélica de la OTAN y también del Comando Sur. Entonces, es una situación más que favorable para Sudamérica” y añadió que “un dato importante me parece tener en cuenta, es la decisión del presidente López Obrador de no reconocer ganador alguno en Estados Unidos hasta el veinte de diciembre, hasta que los organismos institucionales legales no se expidan y es clave la posición de México porque es un vecino muy fuerte y muy importante, además un actor dentro de la UNASUR y de la CELAC importantísimo”.

Formento explicó sobre el sistema electoral estadounidense: “es totalmente distinta a la argentino y sudamericano en general. Ellos no tienen una elección presidencial directa, por lo tanto, los votantes no votan a presidente, votan a gobernador y ese voto mayoritario en cada provincia o Estado, porque ellos le llaman Estado, es el que está habilitado a mandar los delegados al colegio electoral indirecto. No se envía delegados proporcionalmente a los votos, sino que el ganador se lleva todo. Además, las distintas gobernaciones o estados tienen distintas cantidades de electores” y en esa línea explicó que “entonces, el sistema electoral norteamericano esta echo casi para la trampa, el fraude, la manipulación

En los sistemas presidencialistas, donde votamos diputados, senadores, concejales, gobernadores y votamos a presidente y vicepresidente, las situaciones de fraude se pueden detectar más fácilmente porque como el voto es directo se resuelve en instancias nacionales. No como ahora, por ejemplo gobernadores, particularmente de los distritos que son donde se están poniendo la lupa, se están oponiendo a que recuente en su distrito de nuevo los votos. Eso jamás sucedería en la Argentina, en los sistemas presidencialistas, por que los gobernadores no tendrían ninguna injerencia en la instancia presidencial” dio cuenta el analista y visibilizó que “en cambio, en los Estados Unidos cada una de las gobernaciones tiene un peso específico muy significativo a la hora de definir el presidente de la nación, por eso se dice que los Estados Federados son fundamento de la nación en los Estados Unidos y por eso existe tanta facilidad de lata fractura y división dentro de Estados Unidos”.

Analistas internacionales que siguen permanentemente a Estados Unidos, porque son norteamericanos o vecinos como los mexicanos, ellos están observando que las tendencias en el corto y medio plazo en los Estados Unidos puede ser, si llegan a perder por ejemplo esta elección, que tiendan, en los próximos años, a una fragmentación en tres o cuatro países” expresó y añadió que “además el origen histórico de cada región, de cada partido político, guarda relación con distinto momento históricos, guarda características muy específicas lo que hace que las placas tectónicas que tienen a separarse más que a juntarse son muy fuertes” .

Y particularmente desde nuestro territorio el analista remarcó que “esta crisis particular que profundiza la crisis sistémica que ya trae los Estados Unidos desde septiembre de 2019, una crisis estructural muy fuerte a partir de marzo a abril del 2020, esta crisis particular lleva la situación de estructuralidad, de complejidad de las pujas de poder, al interior de Estados Unidos, donde hay tres o más actores de poder pujando por imponerse, lleva una situación donde no es irrisorio pensar que en Estados Unidos pueden entrar en una situación en inestabilidad que no le sea posible resolver en el corto plazo”.

Sobre la repercusión de esto a la economía mundial, Fermento reflexionó que “ya sabemos todos que la economía mundial se ha vuelto una economía global, en término a la economía global el centro gravedad es el Asia Pacifico y cuando al Asia Pacifico le sumamos Alemania, Francia, Italia y Rusia, el dato es relevante. Pero, además de ser en términos de poder adquisitivo, la medición, si uno observa por el volumen poblacional y la capacidad de producir y exportar abarcando múltiples regiones, en realidad Estados Unidos ya no es la potencia económica número uno, sino que, en términos medidos por país, es la segunda potencia y medido por región queda muy lejos. Y los nuevos actores accedentes multipolares, poliericos, pluriversales, todos conceptos que se están usando hoy para denominar y caracterizar a las economías emergentes donde las inversiones de las trasnacionales globales, históricamente fuerte la norteamericana, ya juegan más fuerte en el Asia Pacifico que dentro de los Estados Unidos. Sus inversiones están más fuera de Estados unidos que dentro de Estados Unidos” y en esa línea profundizó que “por ejemplo, las grandes trasnacionales globales que respaldan a Biden, en realidad sus inversiones no están en Estados Unidos, producen en el mundo y venden en Estados Unidos”.

Yo te diría que, por un lado favorece el proceso de salto de cualitativo del Asia Pacifico hacia Europa, sumando la región de medio oriente. Acordate que hay un tratado donde Alemania Italia y Francia son parte del juego industrial científico y tecnológico en Iran. Entonces, esto deja en una periferia la vieja potencia norteamericana pero, por otro lado, estos mismos actores multipolares, China, Rusia, India, Alemania y Francia, están jugando muy fuerte a que suceda lo mismo en Sudamérica. Es decir, Argentina, Brasil, Bolivia, Perú, y en Brasil están jugando muy fuerte al relevo de Bolsonaro, porque ese no es su presidente” indicó.

En articulación con el contexto en la hermana Republica Plurinacional de Bolivia, el analista dio cuenta que “esta la demostración de que Estados Unidos se tuvo que meter tanto para adentro que no pudo sostener el golpe de estado y a los sectores golpistas en Bolivia” y respecto a la Argentina explicó que “esto le permite un grado de libertad y soberanía, porque las dos grandes potencias que le impusieron condiciones de golpe de estado, a partir de 1976 a la Argentina y Brasil (que ya venía en golpe de estado) y después impusieron la guerra de Malvinas, una guerra que ya tenían ganada porque eran las grandes potencias militares, ese poder hoy esta en crisis y, por lo tanto, las grandes posibilidades de que sudamerica, y específicamente Argentina y Chile (el chile sudamericano, el que gano la consulta para reformar la constitución) puedan volver a dialogar un Atlántico Sur, una Antartida, unas Islas del Atlántico Sur sudamericanas, sin presencia norteamericana ni británica”.

 

Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
Lo que acabo de ver es..
  • Raro
  • Asqueroso
  • Divertido
  • Interesante
  • Emotivo
  • Increible

Deja Tu Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*